fotografía, vídeo, software libre, conocimiento, incultura
categoríay: media
tags:

Buceando por la red entro en la página web de una empresa que tiene como único objetivo “proteger” la intimidad, privacidad y buena reputación de ciudadanos y empresarios, así como de la de mantener el buen nombre de una empresa en Internet. Hay uno de los títulos del menú que dice: recupera tu anonimato en Internet. Eliminamos información personal no deseada de la Red: te ayudamos a salir de Internet, de boletines oficiales, de redes sociales o de ficheros de morosos.

Descubiertas en Google Streetview, estas imágenes también han sido eliminadas. Quién sabe si para “protegernos” de nosotros mismos. En la fotografía podemos ver a una prostituta haciendo una paja a un tipo en un callejón en Manchester. Google eliminó las imágenes poco después de ser descubierto por el blog Google Sightseeing pero el incidente fue difundido por un troll que nombró al callejón “Alley Hand Job” en Google Maps (también eliminado.) Maravillas del crowd-sourcing.

paja-google-maps

vía: gawker.com

categoríaies: fotografía, media, people, video
tags:

English version is after spanish text.

Tomás López (y esto es todo lo que sé de él) me escribe un mail en el que me cuenta que después de 6 años educándose a sí mismo en fotografía, está un poco perdido.

Cito:

“Ahora estoy perdido…..hay tantas maneras de contar una historia, tantas maneras diferentes que me gustan….que ahora no se como contar mis historias. Creo que he perdido la inocencia de la ignorancia y ademas me he dado cuenta de que no se por donde empezar un trabajo. Hay veces que pienso que necesito apuntarme a una de las escuelas que haya aquí (BlankPaper o Lens) y aprender ese proceso.”

Es decir, en realidad no se pregunta si hay que estudiar fotografía. Se pregunta si necesita matricularse en una escuela de fotografía. Y es una muy buena pregunta, porque es un tema que no tiene una respuesta sencilla.

O quizás sí.

Para aprender a hacer fotos, para descubrir cuál es tu lenguaje, para saber qué han hecho los demás antes que tú y poder enfrentarse a la fotografía con conocimiento de causa, acudir a una escuela es absolutamente prescindible. Hay miles de fotógrafos maravillosos, entre los que se cuentan los más clásicos y afamados, que nunca fueron a una escuela de fotografía. Si lo que quieres es aprender, no hay nada, nada en el mundo, comparable a salir a la calle y hacer fotos. Gástate lo que te cuesta una matrícula en comprar una cámara, viajar y conocerte a tí mismo como persona y como fotógrafo. Sal de tu zona de confort, ponte a prueba, experimenta y date el lujo de hacerlo sin ánimo de lucro. Es imposible que al cabo de varios años no hayas conseguido encontrar tu lenguage. Haz retratos, paisajes, ve a zonas de conflicto, a lugares pacíficos y atractivos; alquila un estudio, juega con la luz, imprime tus fotos y autoedítate. Lee blogs, lee libros, biografías, sigue grupos de Facebook, sigue a fotógrafos reconocidos en Twitter, y si aún no tienes bastante, dedícale unas semanas a ver los 2.000 vídeos imprescindibles del canal de Vimeo DEVELOP. Si haces todo esto, ya estarás haciendo muchísimo más de lo que hicieron Cartier Bresson, Salgado o Helmut Newton.

Pero sólo hasta ahí.

Porque la verdad es que si lo que quieres es ser fotógrafo, vivir de ello y que todo ocurra en un plazo de tiempo razonable, entonces sí que debes meterte en una escuela.

La fotografía ya no es como en la época de Bresson, Salgado ni Newton. La fotografía como carrera es hoy por hoy súmamente sofisticada, y ya no basta la autodidáctica. Y no basta porque en la fotografía de hoy, el hecho de hacer fotos en sí es una pequeñísima parte de lo que debes saber. Hoy ya no basta ser buen fotógrafo. Hay cientos de miles de personas que saben hacer fotos. Siempre habrá uno con mejor ojo, más valiente, con más cultura, con más dinero, o con más amigos que tú. Y siempre habrá uno que tenga todo eso y algo más.

En la época de los Gigantes de la fotografía no había escuelas. Bueno, sí las había, pero no era como hoy. La gente aprendía siendo ayudante, meritorio, y picando mucha piedra. Pero en esa época no había millones de fotógrafos. En esa época, y hasta hace bien poco, si dominabas la técnica, ya eras fotógrafo. La cancha era mucho más grande y había muchos menos jugadores.

Pero ahora esto es la selva. Ya no hay cancha. Hoy se entremezcla la fotografía y el vídeo; el periodismo y el arte, la publicidad y el entretenimiento. La ficción con la realidad. Hoy están prácticamente derribadas las barreras y el famoso crossmedia ya no es noticia; es lo que hay.

Así que visto lo visto, yo diría que sí. Que es bueno asistir a una escuela. En las escuelas y talleres lo que vas a hacer es acelerar el tiempo de aprendizaje. Si la escuela es buena, vas a ahorrarte mucho tiempo y muchas penalidades. En una escuela vas a poder probarlo todo en poco tiempo. Te van a ayudar a conocer quién eres tú y quién es quién en la industria. A qué festival tienes que ir, según qué estás buscando. Vas a poder despejar dudas relativas a cómo son las cosas en realidad. Dudas que antes no había a quién preguntárselas, cosas que antes tardabas años en conocer.

Vas a poder mirar libros que de otro modo no conocerías, o que te costarían todo tu dinero. Vas a tener la ocasión de ver de cerca a profesionales en activo, que te van a contar sus experiencias, y eso es probablemente lo más útil. Poder preguntar clara y directamente las cosas, ver de qué pie cojea ese fotógrafo al que siempre has admirado. La primera vez que asistí a un taller fue a uno de Alex Webb. Al final del taller el hombre puso sobre la mesa su libro “Under a grudging sun”. Lo vedía por 20 euros. Yo me dije: “este hombre es el director de Magnum Nueva York y vende sus libros él mismo?”. Eso me empezó a dar una dimensión de lo que realmente significa ser fotógrafo documental. Nada que ver con la idealización del fotógrafo millonario y lleno de groupies. Nada que ver con los fotógrafos de moda y publicidad, que (antes sí) ganaban mucha pasta.

También estuve en uno de Nadav Kander, en el que comprendí que el hoy multicelebrado Premio Pictet y autor de “The Yangtse River” sufría un cierto complejo por no se reconocido como artista y sí como un exitoso y millonario fotógrafo de publicidad.

A eso me refiero. En las escuelas, si son buenas, te van a ayudar a ver la trastienda. Para lo bueno y para lo malo. Vas a ver más rápido lo que vale un peine, vas a medirte con compañeros día a día y vas a desmitificar mitos. En una escuela, si es buena, te van a ayudar a desmenuzar, comprender y digerir el atribulado mundo de la fotografía actual. Te van a explicar que ni el 10% de los alumnos van a vivir de lo que están estudiando. Te van a poner en evidencia frente a ti mismo y frente a tus compañeros, porque de eso se trata: de ponerse en evidencia, de sacar a la luz las fuerzas y debilidades, y eso, tú solito normalmente no vas a hacerlo con tanta crueldad.

ARE PHOTOGRAPHY SCHOOLS REALLY USEFUL?

This text is the answer to a young photographer who asked me wether it is a good idea to go to photography school or not.

To learn how to take pictures, to discover your own language, to know what others have done before you and be able to face the photograph knowingly, going to a school is absolutely expendable. There are thousands of wonderful photographers, among which include the most classic and famous, who never went to a photography school. If you want to learn, there is nothing, nothing in the world, comparable to go out and take pictures. Spend what it costs to buy a camera, travel and know yourself as a person and as a photographer.

Get out of your comfort zone, challenge yourself, and experience yourself the luxury of doing personal work. It is impossible that after several years you will have not managed to find your language. Make portraits, landscapes, go to conflict zones, peaceful and attractive places, rent a studio, play with light, print your photos and self publish. Read blogs, read books, biographies, follow Facebook groups, known photographers on Twitter, and if you do not have enough, spend a few weeks to see the essential 2000 videos on the Vimeo channel DEVELOP. If you do so, you’ll be doing much more than Cartier Bresson, Salgado or Helmut Newton did.

But that’s about how far you can go on your own.

Because if you really want to be a photographer and make a living out of it in a reasonable time, then you should enroll a school.

Photography is not anymore like it was in the times of Bresson, Salgado or Newton. Photography today is a very sophisticated carreer, and being a self-taught person is no longer enough. It is not enough because the act of taking pictures itself is just the smallest part of what you must do. Today is not enough to be a good photographer. There will always be someone else with a better eye, more guts, more knowledge, more money or more friends than you do. There will always be someone else with all these things and even something more.

Back in the times of the photography Giants there weren’t any schools. Sure, there were some, but not like the ones today. People used to learn working as an assistant, an apprentice; sweating it out. But in that time there weren’t millions of photographers. Until quite recently if you mastered the techniques, that was enough to make you a photographer. The playing field was bigger and there were less players.

But now, it’s wild. There’s no playing field. Today photography mixes with video; journalism with art, advertising with entertainment. Fiction with reality. There’s no boundaries, and the famous crossmedia is no news anymore.

Given all these things, I would say yes, It is good to go to a school. In schools and workshops, you are accelerating your learning time. If the school is good, you will be saving time and pain. You will try many things in a very short time. They should help you to know yourself and who’s who in the industry. Which festival you should go according to what you are looking for. They should solve your doubts on how things are in real life. Questions you didn’t have who to ask, before. Things that used to take years before you got to know them.

You’ll have the chance to see books you otherwise wouldn’t even know or couldn’t afford. You’ll have the chance to be close to professionals currently working, who will tell you their experiences; and that is the most useful thing about a school. You’ll have the chance to ask them your questions clearly and directly.

You’ll get to know inside out those photographers you admire the most.

The first time I went to a workshop, it was with Alex Webb. By the end of the workshop, the man put his book “Under a grudging sun” over the table. He was selling it for 20 euros. I said to myself : “this man is the of Magnum NY Director and here he is, selling his own books”. That gave me the real dimension of what it means to be a documentary photographer. Nothing even close to the ideal image of a millionaire with plenty of groupies. Nothing similar to those fashion and advertising photographers that used to make lots of money.

I also was once at a Nadav Kander’s workshop. Today he is a very celebrated artist photographer. He was awarded a Pictet Award, but back in that time I think he was still suffering a certain complex for not being recognized as an artist but as a successful and rich advertising photographer.

That’s what I mean. In schools, if they are good, they are going to help you to see the back room. For better or worst. You are going to check quickly what is worth. You are going to measure with colleagues day by day and demystify the myths.

In a school, if it is good, they are going to help you to shred, understand and digest the distressed world of photography today. They are going to show you that not even 10% of students are going to make a living out of what they are studying.

They are going to expose you to yourself and to of the others, because that is what it’s all about: expose yourself, allowing the strengths and weaknesses to get out, and that is something that are not going to do in such a hard way, if you are on your own.

vía: asuntos fotográficos

categoríaies: fotografía, people, Sin categoría
tags:

Fotografíar gente en un banco en el parque no es nada nuevo en fotografía, los fotógrafos normalmelte capturan a diferentes personas en diferentes bancos. El fotógrafo ukraniano Eugene Kotenko hizo algo diferente: pasó cuatro años documentando la vida de un banco en concreto en un parque en particular.

Esta serie muestra tanto el paso del tiempo como los retratos de las personas que pasan a través del mismo. Vemos el banco en diferentes estaciones, en varios estados de decadencia, y pintado con varios colores. Vemos tiempo libre, amor, comiendo, bebiendo, y durmiendo, y esperando. El banco llega a convertirse en un pequeño teatro en el cual los desconocidos llegan y ofrencen momentos que vislumbran sus vidas personales.

El proyecto está titulado acertadamente, “Banco”.

Photographing people on park benches is nothing new in photography, but photographers usually capture different people sitting on different benches. Ukrainian photographer Eugene Kotenko did something different: he spent four years documenting the life of a single park bench outside his house.

The series shows both the passage of time and portraits of those who pass by. We see the bench in various seasons, in various states of decay, and painted with various colors. We see leisure, love, eating, drinking, and sleeping, and waiting. The bench becomes a miniature theater in which strangers come and offer momentary glimpses into their personal lives.

The project is aptly titled, “Bench.”

imágen: Eugene Kotenko

vía: petapixel

categoríaies: copyright, fotografía, incultura, media, people
tags:

Desde hoy 24 de octubre, hasta el próximo 4 de noviembre, puede verse en CaixaForum Madrid (Paseo del Prado, 36), la exposición fotográfica “Escaños”, organizada por la Obra Social ”la Caixa” y la Asociación de Periodistas Parlamentarios y comisariada por Dani Duch y Benito Ordoñez.

La exposición Escaños rinde homenaje al trabajo de los informadores gráficos que desarrollan su labor informativa en el Parlamento español. Las 18 fotografías que componen la exposición son una selección de las mejores imágenes presentadas al premio que desde 2007 otorga anualmente dicha asociación.

Hay que recordar, que a partir del 1 de enero de 2012 el Congreso retira su acreditación a los fotógrafos de prensa que, al desempeñar su trabajo en el hemiciclo y en las comisiones, vulneren los “derechos fundamentales” de los diputados, como puede suceder con la difusión de los documentos que manejan en sus escaños o de los mensajes recibidos en sus móviles.

Y es que la compatibilidad entre la libertad de información y los derechos de los diputados es un interrogante. Siendo el contexto actual el menos adecuado para hablar de derechos desde una perspectiva ciudadana.

El informe fue encargado por el presidente del Congreso, Jesús Posada, tras la publicación en el diario El Mundo de una fotografía captada en el hemiciclo con un mensaje privado recibido en el móvil del diputado socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. La imagen permitía leer nítidamente el texto, en el que alguien anunciaba a Rubalcaba que Alberto Ruiz-Gallardón iba a ser nombrado ministro de Defensa, y su publicación fue calificada de “intolerable” por el presidente de la Cámara baja.

Muchas veces llamamos a los fotoperiodistas testigos privilegiados cuando en realidad lo que representa este tipo de acciones es más presión sobre el fotógrafo, siendo el eslabón más débil de la cadena. Mientras, los diputados consiguen intimidar a la única persona autorizada para realizar imágenes en el Congreso y documentar la vida política de nuestro país.

imágen: “Un mal día”. Agustín Catalán.

vía: mambomag mesadeluz elpais

categoríaies: astronomía, fotografía
tags:

Utilizando una enorme imagen de nueve gigapíxeles del telescopio de sondeo VISTA, instalado en el Observatorio Paranal de ESO, un equipo internacional de astrónomos ha creado un catálogo de más de 84 millones de estrellas situadas en las zonas centrales de la Vía Láctea. Este gigantesco conjunto de datos contiene más de diez veces más estrellas que estudios previos y es un importante avance para el conocimiento de nuestra galaxia anfitriona. La imagen da al espectador una visión sobre la cual puede hacerse zoom, acercándose a la parte central de nuestra galaxia. Es tan grande que, si quisiéramos imprimirla con la resolución típica de un libro, mediría 9 metros de largo por 7 de ancho.

This pan video gives a closer look at a huge new image of the central parts of the Milky Way made by combining thousands of images from ESO’s VISTA telescope on Paranal in Chile and compares it with the view in visible light. These infrared data, which come from the VVV public survey, have been used to study a much larger number of individual stars in the central parts of the Milky Way than ever before. Because VISTA has a camera sensitive to infrared light it can see through much of the dust blocking the view in visible light, although many more opaque dust filaments still show up well in this picture.

Credits: ESO/VVV Consortium/Nick Risinger

Acknowledgement: Ignacio Toledo, Martin Kornmesser

Vía: eso.org

categoríay: fotografía
tags:

Martin Parr (1952 Epsom, Surrey, Reino Unido) es un fotógrafo británico miembro de la Agencia Magnum desde 1994. Reconocido internacionalmente por su particular acercamiento a la fotografía de documentación social. Su obra se caracteriza por el sentido del humor y la ironía de su mirada sobre el estilo de vida de la gente corriente en Gran Bretaña.

Su interés por la fotografía fue alentado desde niño por su abuelo, George Parr, un fotógrafo aficionado.
Parr estudió fotografía en la Escuela Politécnica de Manchester de 1970 a 1973.
A principios de los ochenta, su trabajo reflejaba el estilo de vida de la gente corriente en Gran Bretaña, reflejando el deterioro social y los problemas de la clase trabajadora durante el gobierno de Margaret Thatcher.
El sentido del humor es muy importante en la obra de Matin Parr. Para él, es el modo de salvarse del ridículo y la decadencia en nuestra vida diaria. La banalidad, el aburrimiento y la falta de sentido de la vida moderna es plasmada en trabajos como “Parejas aburridas” y “Sentido Común”.

imagen: intermediodvd

texto: wikipedia

categoríaies: copyright, incultura
tags:

Un floricultor de la localidad de Chipiona (Cádiz) ha sido condenado a seis meses de prisión, multa e indemnización por daños y perjuicios causados por reproducir plantas de clavel pertenecientes a la variedad protegida ‘Wesroman’, según ha informado la asociación nacional de obtentores vegetales (Anove) en un comunicado.

Esta reproducción tenía lugar mediante el enraizamiento de esquejes de las plantas, con lo que se multiplicaban y luego se plantaban para producir flores destinadas al mercado. Esta sentencia, que ha sido dictada por el Juzgado de lo Penal número cuatro de Cádiz y contra la que no cabe recurso, indica que el condenado ha cometido un delito contra la propiedad intelectual, que se encuentra tipificado en el artículo 274,3 del actual Código Penal. Puesto que este tipo de clavel pertenece a una variedad vegetal protegida, la entidad titular de esta protección cuenta con una serie de derechos exclusivos según la ley.

Entre estos privilegios se encuentra la producción, la reproducción (multiplicación), el acondicionamiento para la reproducción, la venta o comercialización, la exportación o importación, e incluso la mera posesión para cualquiera de esos fines. Según destaca Anove, la reproducción no autorizada de plantas de variedades vegetales protegidas de clavel constituye “un grave problema” en las zonas productoras de esta especie dentro de Andalucía.

Apuntan que este “fraude masivo” tiene graves consecuencias, no sólo para las entidades que se dedican a obtener nuevas variedades vegetales, “a los que se están causando pérdidas multimillonarias cada año”, sino también para todo el conjunto del sector. Además, añaden que este problema se une a la “grave crisis” que actualmente afecta al sector de la flor cortada en la región.

En este caso, se considera que el condenado ha realizado una serie de actos de reproducción no autorizada de esta variedad de claveles, para los que no ha contado con autorización o licencia de la entidad titular de los derechos exclusivos. Además, estos actos se han realizado “con pleno conocimiento de su registro y actuando en todo momento con fines lucrativos en su propio beneficio patrimonial”. Dicho procedimiento judicial ha sido iniciado a raíz de denuncia presentada por la entidad Gestión de Licencias Vegetales, AIE, ante la Patrulla Fiscal Territorial de Sanlúcar de Barrameda de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz.

imagen: B8 CC BY SA

texto: ABC

categoríaies: media, people, video
tags:

What might happen when we venture far from home now? Will we find that London light around the corner? Will the rain hide all the dreamers out of sight? They might not want to play our little game this time – or we could look away and miss our chance. Or maybe just a bit of something out there will remind us why we take the time to ask.

It’s a simple question and the answers can lead us anywhere. So go ahead, ask yourself…

via: fifty people one question

categoríay: cultura ciclista
tags:

What is the meaning of Ciemmona ? The initial letters of Critical Mass are C and M, in Italian you read this “Ciemme”, so “Ciemmona” (pronounced chee-m-ona) is a big Critical Mass Who are the organizers of the ciemmona? Nobody, Critical Mass and Ciemmona do not have organizers. I don’t have a bicycle, what should I do ? If you can, go to a bike kitchen and build your bicycle. If you really can’t get a bicycle, during the Ciemmona the “ciclofficine” (bike kitchens) will provide some bikes to borrow. Also, if you have more than one bike you can contact them to make your bike available to someone else during the Ciemmona weekend. Why it is Critical ? Who are we criticizing ? We criticize the abuse of the car, which makes our cities always worse and more polluted.

imagen: B8 CC BY SA

texto: ciemmona

categoríaies: fotografía, incultura, media
tags:

Visitors face a ‘30cm’ limit on photographic equipment at London 2012 Olympics venues, organisers have confirmed.

Se han confirmado los peores pronósticos y la organización de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 LOCOG (London Organising Committee of the Olympic Games and Paralympic Games) y LOCOG Security, han decidido imponer una suerte de condiciones bastante restrictivas a la hora de acceder a las instalaciones donde se disputen las diferentes pruebas de los Juegos londinenses. Lo que no queda claro es si finalmente afectará a la prensa o no o, si incluso, tendrán otros condicionantes diferentes. Recordemos que no queda mucho tiempo para el comienzo de los Juegos.

La lista de la discordia

La lista de restricciones que ha sido facilitada indica cosas al respecto del equipo fotográfico como las siguientes:

Se permite tener teléfonos con cámara, cámaras compactas y réflex digitales en las sedes olímpicas y paralímpicas, siempre y cuando el equipo quepa en una bolsa no más grande que 30 × 20 × 20 cm. Cualquier cosaque supere dichas dimensiones puede ser confiscada y no necesariamente devuelta.

Por otro lado se especifican otro tipo de cuestiones “más habituales”:

Se indica a los visitantes que deben “consulte con el personal” acerca de los elementos que puedan bloquear la vista de otros espectadores o crear un riesgo de seguridad.
Prohibición de introducir animales domésticos, patinetes, sombreros de gran tamaño o camisetas que tengan esloganes.

Preguntado por Amateur Photographer, John Tracy, director ejecutivo de la asociación de Fotógrafos Independientes británicos cuenta: “ … una vez más, los fotógrafos se enfrentan a las restricciones a la toma de fotografías. Hubo un tiempo cuando la gente sería perfectamente libre para tomar fotos en eventos públicos, incluso si lo hacían con fines comerciales”. A lo que añade: “Esta es otra indicación de cómo nuestros derechos se está debilitando progresivamente.”

Desde LOGOC, dicen que de ninguna manera se están refiriendo a la gente que lleve sus cámaras para grabar o tomar fotografías de tan especial evento sino que únicamente se restringe el tamaño de los equipos a utlizar por cuestiones de seguridad o impedimento de visión hacia otros usuarios. Sin embargo, al respecto de la no devolución a principios de año no embargarían ningún equipo, cuestión que ahora mismo no parece ser así. Me pregunto entonces: si no cabe en la bolsa se la queda el de seguridad y puede que no la vuelvas a ver (¿?). ¿Se las quedan o qué? Porque según dicen en Amateur Photographer no van a almacenar nada así que … (y aquí que cada uno piense lo que quiera).

Ha habido mucha especulación y rumorología sobre lo que los fotógrafos pueden y no pueden hacer en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. El año pasado en Londres un Comité Organizador de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos (LOCOG), dijo a periodista de Amateur Photographer : “Habrá eventos en los que usted no se le permitirá introducir su cámara”. Todas las restricciones se han publicado en una guía que se está preparando de cara a los aficionados y prensa.

El borrador de las normas

Desde Techradar han tenido acceso al borrador de dicha guía y nos cuentan que en la Sección 19.2.3 de las condiciones de los JJ.OO de Londres 2012 establece:

Los equipos grandes de fotografía (incluyendo trípodes) no tienen cabida.

Y en la sección 19.6.3 se lee:

Las imágenes, vídeo y grabaciones sonoras de los Juegos tomadas por un titular de una entrada no se pueden utilizar para cualquier propósito que no sea el uso privado y doméstico. El titular de una entrada no podrá otorgar licencias, difundir o publicar video y/o grabaciones de sonido, incluyendo en los sitios web de redes sociales e Internet en general.

Aficionados y profesionales

Pero distingamos entre aficionados y profesionales debidamente acreditados que van a realizar su trabajo. Ya con el tamaño de un 500mm o 600mm de la marca que sea seguramente se estén superando las dimensiones, ya ni hablamos de un trípode o un monopié. ¿Se hará la vista gorda para unos profesionales y otros no? ¿Y los aficionados?

Como citan en Techradar, veamos algunas de las dimensiones solamente de cuerpos de las cámaras que probablemente se usen en este próximo evento de Londres: Nikon D4 (160 × 157 × 91mm), Nikon D800 (146 × 123 × 92 mm), Canon EOS 5D Mark II (152.0 × 116.4 × 76.4mm) Canon 1 DX (158 × 163.6 × 82.7mm). Si a cualesquiera de ellas le añades un teleobjetivo, olvídate de pasar.

En fin, deseamos que a los espectadores y a fotoperiodistas británicos y del resto de países que se acrediten para los Juegos de Londres se les solucione favorablemente este asunto, pues sería bastante triste no poder disfrutar unos y el no poder realizar su trabajo de forma adecuada otros.

vía: Amateur Photographer & Techradar